domingo, 9 de julio de 2017

PLENILUNIO DE CANCER


PLENILUNIO     DE     CANCER

La proximidad del plenilunio bajo las energías de la constelación de Cáncer, evoca en la memoria de cada uno de nosotros como parte de la humanidad, infinidad de sentimientos y de vivencias subjetivas, que se reavivan con fuerza ante un Signo a través de cuya puerta entramos a la vida de la forma física, buscando y anhelando desde entonces fundirnos con la luz.
Cáncer nos representa como Humanidad misma.
No obstante la humanidad está saliendo en forma precipitada de la conciencia de masa, uniéndose como nunca a la energía del siguiente Signo de Leo en donde la individualidad, el poder del propio pensamiento transforma los propios pensamientos y acciones.
Los tiempos convulsos que estamos viviendo, llenos de oportunidades y de difíciles pruebas, son en sí ese poder de decidir. La lucha intensa entre el Sexto Rayo y el Cuarto Rayo que penetrará en breve en el éter de nuestro universo causará liberación y un vuelco total a la forma bajo la cual  hemos vivido hasta ahora las relaciones.
Cada momento cercano a los días de Luna Llena, son de profunda importancia. La Luz inunda las zonas más oscuras en todos los niveles y todo discípulo comprende la importancia de su parte en el Plan. La unión de grupos, de almas y de conciencias, puede ser utilizada por la Jerarquía durante todas y cada una de las meditaciones que se realicen.
En forma más profunda, se siente, se vive interiormente la belleza del axioma que define al Signo de Cáncer.
CONSTRUYO UNA CASA ILUMINADA Y EN ELLA HABITO
Estamos muy conscientes de que los materiales que puedan iluminar esa Casa, son pensamientos, intenciones, palabras, hechos, silencios, anhelo de paz….Buena Voluntad en síntesis. Atentos más que nunca a que la parte oscura observa y sin dudas lo hace, con profunda preocupación. Estamos atentos. Somos conscientes. Conocemos nuestro poder.
Este Signo que pertenece a la Cruz Cardinal reafirma esa relación con la Vida y permite que el Espíritu pueda manifestarse a través de la forma en el plano físico.
Estos tiempos de cambios se notarán con más intensidad cada vez que entremos en esa Cruz cardinal en los cielos.
Luna y Neptuno rigen al Signo de Cáncer, exponiendo a la Luz y a través de la forma de actuar de quienes destacan en la  sociedad por su determinado papel en ella, si están en el camino de la iniciación, ya que cuando la persona recorre el Sendero con amor impersonal, Neptuno le concede la divina indiferencia que le permite poder actuar con justicia, con la debida rapidez y sin reaccionar a explosiones de dolor o rabia, que tanta energía desgasta en la humanidad no despierta aún a la comprensión de las causas que subyacen detrás de cuanto sucede en nuestro mundo.
Neptuno situado ya en Piscis y según nos dice el Maestro Tibetano, hace fluir desde Shamballa la energía de Alma y espíritu al iniciado, equilibrando la dualidad de alma y cuerpo.
La Luna no debe retenernos en patrones ya caducos. El sentimiento de patria, protección y emociones debe actuar sin fronteras, sin enfrentamientos. En estos importantes días podemos liberarnos de la prisión del propio pasado y del de la humanidad.
A través de Cáncer nos llegan las Energías del Tercer y del Séptimo Rayo, tan necesarias para imbuirnos del mensaje de la Era de Acuario.
Ser instrumentos de la divinidad nos puede llegar a través de Neptuno y el Sexto Rayo.
El deseo de que los conflictos den paso a comprender la importancia de las buenas relaciones y de la armonía, provienen de la Luna y de su Cuarto Rayo.
Que todas estas energías remuevan y esclarezcan con la Luz del Cosmos, las aguas del Signo de Cáncer e iluminen  especialmente a quienes están teniendo en estos días,  el poder de decidir.
Desde el corazón.
Joanna

No hay comentarios:

Publicar un comentario